miércoles, 6 de febrero de 2008

Y nos vamos con la familia nomás


No hay nada más lindo que la familia unita! Los Campanelli, no sé cuánto habrá tenido de rating ese programa de tv de domingo a medidodía, allá cuando todo esto era de tierra, el río llegaba hasta acá nomás y la tele era blanco y negro. Y así decía el personaje del padre tano que se sentaba a la mesa a repartir sopapos y fideos con tuco , todo con amor.
No tengo aprendizaje de esas mesas de familia. Eramos muchos en la casa de mi infancia y como cualquier casa numerosa las peloteras estaban a la orden del día. Hoy somos muy pocos, con muchos km. de distancia entre nosotros, reales y de los otros. Reales ambos.
Será por tradición familiar criolla que no tengo ni un cuento de pariente inmigrante de esa maravillosa corriente que fluyó desde 1880 hasta que un día a algunos que gobernaban no les interesó más; los domingos al mediodía eran lo más solitarios en esa casa. Y mezclo gente con comida y peloteras. Es que 6 hacen despelote, 20 de elenco estable te inmovlizan mentalmente. Así es lo que estoy aprendiendo a vivir hoy. Desde hace unos años. Resisto.

Como la vida te sorprende si te dejás en algún momento yo me dejé.
Mi viejito me dice que en Agosto volvemos a Europa. Elección de destino: España. Nos mudaremos en otro momento. Buena elección. Gugleo fulblast para comenzar el armado del documento con data. Y así tomando un drink en el balcón, mi amado me dice que le gustaría compartir este viaje con una de sus tías. Mujer macanuda y cero enroscada con quien yo solamente pasé un fin de semana en la playa como experiencia. Y como conoce el paño y es sabia comenta ante la propuesta que encantada ya arma la valija, y acá el pero, la hermana la envenena. La hermana que supuestamente es la envenenadora es la madre de mi viejito. Sabias sabias y va una más sabias palabras .
Se hace la propuesta de integrarse al viaje en forma general y casual en el cumple 89 de la nona. Levantan una mano, dos, tres. Una cuarta y quinta se quedan en el camino porque alguien se debe quedar a cuidar casa, abuela, nietos, etc. Otras manos no se encontraban presentes por viajes, otras por falta de recursos económicos. Variadito. Son un elenco estable para hacer una comedia musical. El sainete es cotidiano.
Y con el mapa de España en la pantalla salió la news que Iberia te lleva a Venecia. Y ya que estamos vamos a Italia y recorremos el norte y tomamos a España esos vuelos baratos como cuando fuimos a París, y ellas que no conocen y que tenemos inconvenientes con las fechas, que no le dan las vacaciones en el trabajo a mi hermana, que hay ataques de nervios, llantos, resignaciones y pedidos y promesas al santo de los viajeros (que supongo será San Santiago). Y en vez de Agosto nos vamos a tener que ir en Abril...
Y nos vamos nomás.
Foto: parisparfait.typepad.com

3 comentarios:

Prado dijo...

estos desplazamientos son también poéticos, porque evocan nostalgia. un abrazo.

BETTINA PERRONI dijo...

No hay nada que se disfrute tanto como los viajes...

Buen trayecto y minuto a minuto... disfruta ;)

Bon voyage!

African American dijo...

http://www.africanamericantravelagency.com/