martes, 6 de enero de 2009

Yo te tomo, yo te veo, yo te hago.


Mirá, lo que se dice gorda, gordita, así, ésa mi hija la más grande. Salió al padre, todo la engorda, todo. Le pagamos con la familia un mes de internación en lo del Cormillot. Fortuna, sí, pero teníamos esperanza que bajara. Y nada, che, no bajó nada, o sí, bajó algo, pero no se le notaba. Finalmente le hicieron esa operación del cinturón del estómago, como a Maradona, que viste que bien que está, pero claro, fue deportista de toda la vida el Diego, y cuidándose, con los ejercicios, bajó y se mantiene muy bien. Mi hija no hay caso, como el padre, se come todo, le decís algo se te enoja y se te ofende. Y qué querés qué haga, yo no sé de donde sacar más ideas para que baje, claro que le digo, que la salud, que lo haga por los chicos. Pero nada, ella dice que no puede, que es así, gorda. A pura angustia me tiene. Como el padre, igualita. Vos nada que ver, bueno se te nota un poquito que estás así con unos kilos demás, pero tenés una carita preciosa. Y la mirada, eso, tenés una mirada muy dulce. Y eso te lo digo yo, que de eso se mucho. Yo me hice el curso de ver la expresión de la gente. Y así, te miró y yo sé. Yo sé mucho mucho de eso. Te agarro acá a cualquiera, ponele esa la que esta haciendo la gimnasia, me la sentás y yo te saco todo. Por la expresión, me entendés, muy bueno el curso. Tomate un mate, así se te va el hambre, porque la merienda recién a las 5 de la tarde y después la tengo que llevar a ésta a que se bañe y se cambie para la cena. No, que va a estar mal, es callada nomás, le cuesta un poco caminar, nada más. Quedó muy bien, mirá sino no me la traigo al viaje. ¿Sabés lo que es cargar con un enfermo en un viaje? , ella está bárbara. Rezonga que la tengo de acá para allá, pero le gusta ver la gente, y así se queda sentada, yo aprovecho, voy, vengo, hago mis cosas, camino. A la gimnasia no me le animo. Mucho calor, me baja la presión, y vista la profe, ésa debe tener como cuarenta o más, está bárbara, mirale las piernas todas duras y requemada por el sol. Con esos pelos sueltos hacer la clase, eso no te queda bien, me parece que da desprolijo, toda traspirada. ¿Querés unas tostaditas? Yo me las guardé del desayuno, me llevo el taper y las guardo, que me van a decir si está todo pago. Acá hacés lo que vos querés, yo soy el cliente, yo pagué y a mi que me den todo lo que me prometieron, más no te pido, pero dame lo que me dijiste. Al final yo te pagué todo, peso sobre peso. Yo te exijo entonces. Dale agarrate una tostadita, ¿qué te va a hacer? Justo ahora no vas a ponerte a dieta, con las bandejas que hay de comida, una gloria con aleluya juntas.
Empezás cuando volvemos. Yo te digo, disfrutá ahora y ya sufriremos a la vuelta. Voy a buscar más agua caliente porque estos chinos no te entienden nada si les pedís. Después no vemos, chaucito.

No hay comentarios.: