martes, 17 de marzo de 2009

Santiago de Chile, hermosa ciudad.

Todo ok con los precios de los pasajes de pluna. El check in vía web no tanto, hay que imprimir los boarding pass y hacer check in en el mostrador anyway. Salvo este detalle la flota de aviones es nueva y el miércoles por la noche arribamos a Santiago. Nos esperaba un clima excelente y disfrutamos de nustros amigos, futuros padres, y de recorrer la ciudad a full.


Luego del circuito histórico, revisar las grandes tiendas, que siempre tienen percheros con ofertas increíbles en precio, el Mercado Central donde comí una paila de mariscos riquísima, la zona del Santa Lucía, las imperdibles calles París/Londres, utilizar el Metro, enloquecer en el Parque Arauco, nos fuimos de bares por la zona de Tobalava. Continuamos por los barrios de Las Condes, Vitacura, Providencia y el bohemio y gastronómico circuito de Bellavista. En este barrio hay bodegones, restós thais, españoles, cubanos, marisquerías y los infaltables Happy Hours de Pisco Sour (precios con descuent0 PC$1300 c/u).

Santiago es una ciudad limpia, con muchísimo tránsito vehicular sin ansiedades, una extensa red de buses y metro (el mismo monedero eléctrónico para pagar tickets en ambos transportes), y una autopista subterránea para autos que la comunica en su extensión.

Nuestros amigos nos llevaron a San Fernando, en la zona de Colchagua, donde se realizaba una de las fiestas de la vendimia de la hermosa Ruta del Vino. Lo pasamos excelente. También lo pasamos excelente con el ceviche peruano made at home con qué nos honró nuestra dear Guadalupe en su increíble departamento en el barrio de Bellas Artes; las porciones de tortas como postre las aportamos nosotros que compramos a PC$ 900.- en Melinka (calle Mosqueto 412, Centro).
El Cerro San Cristóbal es el punto alto para admirar este valle de edificios modernos terminados y en construcción. ¿ Hay crisis? Sí por supuesto, se siente, lo que vivimos es global.
En plan de visita el bolsillo está un poco más suelto , igualmente nos fijamos las mejores opciones en los diversos menúes. A modo de ejemplo en un super una gaseosa de 1 lt está PC$1.100.- Un café expreso desde PC$500 en el centro.
Lo más inesperado en nuestro paseo por la ciudad fué ver en la Plaza de Armas y alrededores, grupos de adolescentes descalzos, pintados los pelos de varios colores, las remeras y jeans rotosos. Se acercaban y pedían plata. ¿Nueva tribu urbana? Nuestros amigos nos pusieron en onda: son estudiantes que han sido admitidos en alguna Universidad. Ellos celebran la aceptación, el ingreso al mundo académico. La tradición marca que los tienen que dejar sin una moneda. ¿Por qué? Porque la educación universitaria NO es gratuita. La pagan, de punta a punta, y deben estudiar mucho durante la secundaria para sumar puntos que los acrediten a postularse para ser aceptados en determinada casa de estudios. Claro que hay becas, pocas. Aquí hay estudio, esfuerzo y dinero. Es el futuro de los jóvenes. Y escuchando conversaciones en la calle están y son conscientes de ello. Estudio, estudio. No debe ser fácil para aquellos padres que no tengan como aportar el dinero para que sus hijos realicen una carrera universitaria. Se puede. Hay posibilidades. Con esfuerzo.
We´ll be back.

1 comentario:

Yo Extranjero dijo...

Hola!
Si lo deseas puedes registrarte en el nuevo directorio:
Directorio Blogs Hispanos
Gracias y hasta pronto! ;-)