jueves, 10 de mayo de 2007

Peru 3











En Cusco nos hospedamos en la Posada Cusi Wasi, pagando la reserva de la primera noche a través de Paypal, y que nos respetaron, sin cobrarnos más, la noche ya paga y que no utilizamos por haberse suspendido el vuelo de Lima a Cusco por mal tiempo, y por lo que debimos quedarnos en Lima. Les recomiendo la posada. Está arriba ; misteriosamente si doblás hacia la derecha estás a cuatro cuadras de la Plaza de Armas y si doblás a la izquierda, encontrás iglesias, pórticos, y el mercado central de frutas y hortalizas que es imperdible. Y llegás igual a la Plaza.

Allí en Cusco contratamos el viaje a Machu Pichu, te ofrecen mil variantes, y los precios eran un 50% más económicos que a través de internet. Nosotros no queríamos hacer el Inca Trial, la famosa caminata, ni de dos ni de cuatro días.
Nuestro viaje consistió en salir por la mañana hacia el Valle Sagrado en bus, donde se encuentra Pisac (necesité un tubo de oxígeno); me pregunté por qué esta gente no se había dedicado a la pesca con un río tan tumultuoso y rugiente, a veces bravo, y se empeñó en construir a 1000 mts de altura, como mínimo, con unos escalones para subir que deben haber sido construido a los solos efectos de complacer a los extraterrestres que eran gigantes seguro.

Seguimos a Ollantay, lugar hermosos donde me negué a seguir subiendo a nada más, ni piedra ni lo que fuera, mientras se levantaba un lindo vientito fresco fresco, y debíamos esperar al tren que nos llevaría a Aguas Calientes a la noche, dos horas de viaje, donde pasábamos la noche antes de subir a Machu Pichu.


La estación de tren, según nos comentaron, estaba ahí nomás, a diez minutos caminando, y como empezó a llover nos tomamos un taxi. Ahí me volví creyente. De golpe. Una epifanía.
Creyente de todo y todos. No dejé a nadie afuera en mis pensamientos. No les cuento más. Probar.




Noche, noche, lluvia, lluvia. La estación del tren es un tinglado con un montón de carritos cuebiertos con plásticos que caen desde el techo o con sombrillas grandes, dos banquitos sobre el barro, ahicito nomás compremé señorita, que venden los famosos choclos, y van desde el desayuno a la cena. El tren muy bien, llegó, nos subimos junto a los 1700 viajeros(soy exagerada pero esa es la sensación) y partimos. Lleven abrigo.Mi viaje fue en Marzo. Continuará.

4 comentarios:

Neres dijo...

Que buenas fotos, espero por las demás, se antoja ir a Machipichu.

Un saludo y gracias por la visita.

Jesus dijo...

Muy interesante tu entrada, divertidisima.

felicidades

Jesus dijo...

Muy interesante tu entrada, divertidisima.

felicidades

edgard dijo...

Si vuelves o te animas a visitar nuevamente Cusco avisa, paz para Ti